miércoles, 14 de marzo de 2012

Decisiones parte I


Historia de ciencia ficción

Año 2025, día 25 del sexto mes: la situación no ha cambiado en todos estos días, no entiendo que está pasando, pero alguien está persiguiéndome. No se como, pero creo que sabe en que lugar estoy por más que huya. Tal vez tenga un rastreador, pero me he escaneado un sinfín de veces sin lograr descubrir algo.
Siempre debo esperar que la noche cubra mis huellas y me permita pensar a donde debo huir… es extraño, nunca había sentido tanto miedo como ahora… es más, creo que nunca había sentido miedo. Es como un veneno que corre por mis arterias quitándome el control de mis propios músculos, dándoles voluntad propia. Así, corro tanto aunque no quiera, y no me detengo, aunque ya esté cansado de huir… no se de que huyo, pero es mejor no quedarme y averiguarlo.



Ahora que mi vida ha cambiado drásticamente, es cuando extraño más el pasado, aquellos buenos tiempos… ya nada puedo hacer… es irónico. Tengo la solución, pero no puedo llevarla a cabo. Tengo la solución a mi problema… pero, ¿por qué lo llamo problema? ¡Aunque lo fuera ni es mío! Bien… no tengo tiempo para esto, al fin llegué a la orilla del puente, esto me permitirá salir de esta metrópolis, y ya pensaré cual será mi siguiente destino.

Destino… todo tiene que ver con este destino. El destino hizo que escuchara todas estas voces, el destino hizo que les hiciera caso, el destino hizo que todo saliera mal… pero… el destino como tal solo es una percepción abstracta, al igual que el tiempo... ja ja ja ja ja ja. Diantres… ya empecé de nuevo… no se si todas estas voces y pensamientos están a favor o en contra mía… normalmente escucho a la que termina ganando… pero de algo no debo dudar: su sentido de la ironía es el más grande que haya conocido.

Ya solo falta una hora para la hora convenida, y heme aquí, oculto en un callejón, protegiéndome en lo más oscuro de la noche, hoy no hay luna, esto me da cierta ventaja, espero que mi perseguidor no logre encontrarme aquí, eso es algo absurdo ya que me ha encontrado en todo lugar que me he ocultado, pero… tal vez el miedo me hace querer no ser encontrado… creo que a esto la gente lo llama Fe.

Debo ser lógico, estoy en un gran problema, aunque desconozco su naturaleza, si analizo todos los elementos podré llegar a una conclusión que me permita encontrar un método de resolución temporal o definitiva a lo que ocurre. Siempre me ha funcionado… lo intentaré… Recuerdo que todo empezó el día dos del noveno mes del año 2023, aquella noche logré el objetivo de toda mi vida… cruzar el límite temporal… ir allende la frontera espacio-tiempo. El cual me ha fascinado desde la niñez, tuve que luchar contra preceptos equivocados sobre que es el tiempo.

Para la mayoría de la gente el tiempo es como una cascada, cada gota es un momento, y esta sigue su rumbo, nada puede hacer que la cascada vaya en reversa, que el agua zozobre. No, no refiero a que se hunda como a un barco, zozobrar viene del latín sub y supra, que significan abajo y arriba, y denota que algo que está arriba quede abajo y viceversa, por lo tanto el agua seguiría su rumbo fijo de arriba a abajo…

Para otras personas, el tiempo es más como una película, o una grabación, podemos adelantarla y retrasarla a nuestra voluntad… podemos detenerla, podemos acelerarla, hay incluso quienes piensan que pueden vivir eternamente, pues creen que está ligado la vida con el tiempo. ¿A que se debe todo esto? Nuestra percepción de la realidad es aun primitiva, siempre tratamos de darle un sentido a la realidad aunque ese sentido carezca de todo sentido. ¿Irónico? No, esta vez no fui yo.

Por lo tanto nos acostumbramos al paso del tiempo, a llamar días, meses, años, horas, minutos y segundos. Y de ahí nació la idea de que podemos regresar por las páginas de un libro, regresar a los frames de una película, o regresar por la corriente de aquella catarata. Todo es muy lindo, claro, pero completamente improbable. El tiempo no existe, nada de eso existe, estamos varados en un solo momento universal. ¿Podríamos regresar al día de ayer? Haciendo a un lado los problemas lógicos que este supuesto viaje derive, como se podría enviar los átomos de un organismo, finamente establecidos, a otro momento… a otro lugar, y re-alinearlos de la misma manera sin perder uno solo, y más aún, ¿cómo podemos acceder a ese otro momento, y a ese otro lugar, si el momento es único desde que la realidad ha existido?

Los viajes por el tiempo han maravillado a generaciones y se ha especulado mucho obre ellas, pero dista mucho de la realidad. Hasta que aquella noche del noveno mes, mis experimentos al fin culminaron en éxito.

Hasta cierto punto fue sencillo, la lógica dictamina que el “tiempo” es un momento estático en el espacio. Bien, y recordamos la ley de incertidumbre donde a mayor conocimiento del movimiento de un electrón, menor conocimiento de su posición, y a la inversa.

Una de las explicaciones de por qué es tan difícil conocer la posición de un electrón es por la naturaleza de la luz, que está compuesta de fotones emanados en pequeños paquetes llamados cuantos. Estos cuantos golpean la superficie de los objetos y son reflejados en todas las direcciones generando diferentes niveles de ondas, a lo cual se forman los colores, y si una persona está observando en ese momento, entonces sus ojos será los receptores de dichas ondas y su cerebro construirá el resultado de las mismas…. La realidad.

El problema radica en que el fotón es del mismo tamaño que el electrón. Einstein lo denotó al explicar el efecto foto-eléctrico, el cual es un fotón golpeando a un electrón y si este es de un metal entonces disparará ese electrón. Y gracias a ello tenemos los actuales sistemas de información.

Entonces, si el fotón golpea al electrón y lo mueve de su rumbo (haciendo caso omiso al antiguo modelo atómico de Bhör), entenderemos que no podemos saber la posición del electrón… ¿Por qué? Porque para ver necesitamos luz, y si iluminamos el objetivo, ya estaremos desalineando todos los electrones que hagan contacto con nuestros fotones, y siendo ambos de casi idéntico tamaño, el desajuste es muy grave.

Esta explicación galimática nos conlleva a otro razonamiento. Una vez que el fotón golpea un objeto, rebota a todas las direcciones emitiendo una onda de diferente frecuencia. Y la velocidad de ésta es la de la luz. Así, cuando vemos el objeto que sea, son los fotones de luz que irradia el cuerpo al ser expuesto a las mismas, y continúan su camino.

No son iguales a las ondas cortas o largas de la radio y la televisión que algunas quedan atrapadas por la ionosfera o incluso rebotadas a través de esta capa. Esta luz simplemente escapa al universo. Así, si vemos la luz del sol, entonces estamos viendo su pasado, ya que su luz tarda 8 minutos en llegar a la tierra. Si explotara en este momento, tardaríamos 8 minutos en ver la explosión.

Así, tendríamos que alejarnos a la velocidad de la luz de la tierra para empezar a ver su pasado, eso es un gran problema. Hasta que descubrí que la luz comparte una propiedad con el sonido. Ambos no se extinguen por completo una vez emitidos, sino que quedan atrapados y bajo algunas condiciones estos pueden regenerarse. Por eso en algunos lugares se oyen voces de fuentes desconocidas. Porque han quedado atrapadas durante mucho tiempo y han sido desatadas.

Lo más difícil fue encontrar el disparador de tales eventos y sincronizarlos cual archivo de video con sonido computarizado.

Es extraño que alguien no se haya dado cuenta de esto antes, pero al parecer conté con ayuda, siempre he escuchado muchas voces y pensamientos en mi mente. Es algo tormentoso, si, pero en ocasiones eso me ha ayudado… como en aquel momento.

Se podría decir que ha sido una vida muy difícil, tener la sensación de otra persona encerrada dentro de tu mente con pensamientos propios, y que de momento no sepas a que voz hacerle caso, cada día despertaba con mucho ruido en mi cabeza, palabras, gritos, sensaciones, visiones y percepciones que no comprendía, y que nunca comprendí, cada paso que daba, cada parpadeo había siempre alguien en mi mente. En ocasiones las demás voces se detenían y dejaban a una hablar.

Ella me daba muchas ideas, y en ocasiones me explicaba muchas cosas que no entendía, pero en ocasiones nublaba mi mente con una serie sensaciones que desconocía si eran verdaderas o falsas. Esto desencadenaba en muchos problemas, aislamiento, depresión, inseguridad, delirios de persecución, megalomanía, etc.

En el paroxismo de mi sufrimiento, una de las voces se alzó por sobre las demás, me hizo entender el tiempo y la realidad, y me dio las bases de mi investigación.

Toda la gente de mi alrededor, me creía una cosa rara, que vivía dentro de mi propio mundo… y yo los veía a ellos como una cosa aun mas rara, con algo así como… llamémosle infarto cerebral. Donde una vida sin gran razonamiento les desencadenaba una gran felicidad, donde a mayor desconocimiento de causa, les sobrevenía una mayor sensación de bienestar.

No es de extrañarnos que la mayoría de los que murieron en la hoguera fuesen intelectuales, rebeldes o personas con enfermedades mentales… entonces yo seria doblemente castigado.

Normalmente se persigue a aquel que haga peligrar el estatus quo. Son vistos como hiatos para su vida normal. Incomprendidos, rechazados. Los obligan a refugiarse en lugares en que una minoría los aclama y valoran.

Con gran sorpresa pude sobrevivir varios años en este estado. Hasta que un día decidí alejar a todas esas voces y ser yo mismo. El problema fue que de tantas veces ser alguien diferente ahora ya desconocía quien era yo en realidad. Las voces no se fueron y aparte de sensaciones y gritos, agregaron un nuevo factor, el dolor. A lo cual estuve a punto de rendirme. Pero de nuevo se alzó una voz por sobre las demás.

Me hace figurarme un tipo de Deus ex machina mental. Y de nuevo mi sentido irónico entra en juego. En fin. Me dio esa idea de cruzar la frontera espacio tiempo. Y con gran gusto lo logré.

“El primer paso está hecho…”

Miro mi reloj, y este emite unos rayos láser que generan un plasma dando una visión tridimensional de la hora en ese momento. Me permite saber en que latitud, altitud y longitud me encuentro y reviso con los de mi plan de escape… concuerdan.

Se acerca el momento de poder salir de este lugar… a veces pienso en que hice mal en haber construido ese mecanismo inter-tempora-espacio-dimensional. Es más. Que absurdo nombre es ese. Lo hubiese llamado mejor Sin-Cronos, ya que la palabra Sincronía es irónica… en griego A, an, denota, negación o privación, Syn, denota conjunción, chronos, es tiempo. Si hiciéramos un espacio entre ambas raíces, quedaría: sin cronía. Y se comprendería que no tiene un tiempo igual, pero si lo juntásemos: sincronía, ahora es lo contrario, con el mismo tiempo.

Creo que las ironías empezaron cuando anuncié mi descubrimiento, mi invención. La noche de la prueba quise ver al más célebre de los científicos en acción, a Sir Isaac Newton. Y lo logré, al principio la imagen era difusa, pero logré estabilizarla.

¡Por fin! Imagen y sonido, de un momento anterior al nuestro… ¡las posibilidades de usabilidad de este armatoste serían infinitas!

Los registros históricos serían de una exactitud jamás antes logrados, podríamos tener registros, grabaciones y visualizaciones plasmáticas de héroes de todos los países, así como de cualquier suceso. Desde la ascensión de Sargón, el esclavo que fue rey de Babilonia, hasta esclarecer los más oscuros asesinatos.

Al fin. Todo este dolor pudo servir para algo. Al fin podremos creer en la verdad, no en historias falseadas ó anacrónicas. Esto puede llevar los juicios a niveles absolutistas, pero todos en buena fe.

Sólo necesitaríamos usar esta máquina para saber si el sospechoso hizo o no, determinada acción, y si actuó solo, o saber a la perfección los planes y lugares usados por el mismo…

Aunque tendríamos que invertir mucho tiempo, pues en algunos casos no sabríamos que día buscar, pero, si construyo más, podríamos tener un equipo de rastreadores detectives, que bajo vigilancia, indagáramos en el pasado del inculpado y podríamos exonerarlo o sentenciarlo. Al fin habría algo de verdadera justicia en este mundo.

Héroes, héroes, héroes… cuanto tiempo pasaría mirando a los más grandes científicos de la humanidad en acción… y que tal si cada vez que quisiera escuchar música clásica sintonizara a Chopin ofreciendo un concierto… o estar en primera fila mientras él compone el finale de su Sonata para piano Número 1, Opus 4. La cual fue una obra póstuma. O ver a Paganini en su Concierto para violin número 1, Opus 6, movimiento 2.

Estar a un lado del estreno de la Sinfonía número 9 opus 125 “o freunde, nicht dies töne!” con los coros de Schiller, y ver como nadie pudo registrar el recibimiento de tal obra. Podría convertirme el cronista de este planeta. Registrar los momentos que han cambiado a la humanidad, científicos, bélicos, artísticos, literarios, etc. Dentro de algún tiempo, alguien utilizaría mi máquina y lo direccionaría al día 2 del noveno mes del año 2023… obviamente sería un letrado de alto nivel, pues tales fechas son usadas solo por el pueblo.

Y entonces aquella persona vería el momento cumbre… la prueba satisfactoria de mi gran invento. Ahora sería yo observado en plena acción… ¿valió la pena todo el sufrir que arrastré dentro de mi?

¡Pero claro!

Remontarme a 1,600 y ver al propio Shakespeare actuar en obras de teatro. Mirar a reyes y reinas construir y destruir sus imperios. Dar constancia de todos los atropellamientos a la ciencia por personas sin razón, no se… hay tantas cosas que se pueden hacer…

¿Entonces que hago aquí, en este callejón, huyendo? Debí construir algún aparato que viera al futuro pero eso es completamente imposible, podría “viajar al futuro” si altero mi biorritmo y me alento, así el “tiempo” transcurriría más rápido y me re-activo en un determinado momento. Pero ya no podría regresar.

Creo que esto es un gran problema… no estoy seguro de que va a pasar, no tenía por qué generarse todo este conflicto. ¿Quién me persigue? ¿Cómo sabe todo lo que hago? Es como si yo fuera su cobaya y él el encargado de hacerme huir a través de un laberinto…

El día en que presenté mi invento a la humanidad… fue en el Congreso Mundial de Innovaciones Científicas. Me costó mucho trabajo poder conseguir un lugar ahí, pues nadie me conocía, y no podía dar una muestra antes de tiempo, quería que todo fuera una sorpresa.

Los rascacielos de la ciudad nunca habían estado tan altos, se estaba transmitiendo el evento completamente en vivo, y los patrocinadores estaban listos en el cadalso para ajusticiarme en caso de humillarlos con una catástrofe… literalmente.

Se hizo la respectiva presentación como “A continuación, una gran sorpresa, un misterio que se revelará a todos nosotros en este momento, con el Científico Pedro.”

Fue cuando saliendo de la oficina en la que repasaba todo lo que tenía que hacer, miré hacia un espejo, y pude verlo… un rostro un poco deforme y no muy visible, pero habló… y su voz retumbó dentro de mi mente… era aquella voz que he escuchado desde que tengo razón.

Ahora podía verlo, y no solo a él, miles de pares de miradas apuntaban hacia mi, con otros tantos miles de voces que me hablaban, todas a un tiempo. Era un gran bullicio el cual no podía detener. Y no sabía que es lo que querían. Miles de voces dentro de mi mente, otra vez. Miles de pensamientos y emociones que me hacían tomar un cuchillo de nuevo y hacer una gran herida en mi cuerpo para sofocar ese gran dolor.

Solo que aquí no tenía un cuchillo a la mano. Traté de controlarme pero no pude, y fue cuando vocearon mi nombre, y decidí que tal vez esa era la solución para apaciguar momentáneamente esta crisis.

Aparecí del lado izquierdo de la explanada que se encuentra en los grandes jardines de la corporación “Tech-Nekronos”, siempre pensé que denotaba más Nekros, que Chronos. O tal vez implica morir a un tiempo específico por la tecnología.

Como sea, las miles de miradas en la oficina fueron cambiadas por las miles de miradas del auditorio, no se cual era peor, pero estas me miraban con absoluta incredulidad, creyendo que era uno más de aquellas personas que prometen dar un gran giro a la humanidad e inventan un talk-show.

Me detuve al frente de mi invento el cual estaba cubierto por una gran manta, y a una seña la descubrieron. Y empecé a hablar:

“Al principio era un completo caos y desorden, pero el caos ordenado de sustancias implicó una ordenación natural que aún prevalece en la naturaleza. ¿Es completamente aleatorio los códigos numéricos en la naturaleza? ¿Es casual el código del genoma humano? Todo lleva un orden natural, incluso el desorden, los patrones siempre pueden hallarse, uno de esos patrones se le llamó Curiosidad, y esta curiosidad nos hizo preguntarnos el por qué de las cosas. Nos hizo inventar seres fantásticos como a Zeus, que nos castigaba con rayo; también nos hizo crear seres mitológicos, pero cuando la humanidad empezó a madurar, nos hizo revolucionar la forma en que vivimos y morimos".

"Nos hizo inventar las matemáticas, la informática, la medicina, y demás ciencias y disciplinas. Pero hoy nos permitirá crear una nueva ciencia… el cual podrá usarse en cualquier otra. Eliminará para siempre la incertidumbre de la verdad y nos ayudará a conocer verdaderamente lo sucedido".

"¿Quieren justicia? No hay más que usar esta máquina y sabremos si es verdad o no las imputaciones. ¿Quieren aprender? No hay más que usar esta máquina y accederán a cualquier conocimiento directamente de la fuente. ¿Tienen alguna duda? No más que usar esta máquina…“

Pude leer la incredulidad en su mirada, pero al fin, al fin estaba yo al frente, al fin tenía yo el control, al fin iba a dejar de ser “esa cosa rara”, y sería “él”.

Me acerqué a la máquina, y les dije:

“Esto es una máquina del tiempo, no nos permitirá viajar, pero nos permitirá visualizar el pasado, permitiéndonos remontarnos a cualquier era sin los problemas que surgirían si se hiciese un viaje corporal, como aparecer en un lugar en que se encuentre una masa sólida ocupando ese espacio, o estar expuesto a la atmósfera de ese momento, o muchos otros más. Ahora podremos ver la verdad de la humanidad.”

Y diciendo esto último, accioné la máquina direccionándolo a los últimos años del primer Zar de Rusia, Iván el Terrible, cuando dio muerte a su propio hijo.


Esas imágenes hicieron gran eco en mi mente, y de nuevo las voces eran tan fuertes como antes, estuve a punto de entrar de nuevo a una crisis pero alcancé a apagar la máquina y mirar a los espectadores… un gran silencio reinó segundos tan eternos como si el tiempo se estirara… y dije…

¡Una nueva era ha empezado, aquí, y ahora!

Las miles y miles de personas congregadas reaccionaron al unísono en un estruendoso aplauso y ovación. Yo, ya no los veía, preparaba en mi mente una nueva idea.

Los grandes directivos de la corporación me felicitaban mientras caminábamos por los grandes pasillos del rascacielos. La prensa asediaba y seguridad tuvo que retirarlos, en todos los canales no se hablaba de algo más que de “La nueva ciencia del tercer milenio”.

Pero dentro de mí había recuerdos, recuerdos reprimidos que empezaban a adquirir forma. Y una voz amenazó mi estabilidad. Esa voz era de… no lo podía creer, ahí estaba, era como si nunca la hubiera escuchado pero a la vez me era tan conocida…

Mi humor cambió instantáneamente y excusándome de que me sentía cansado decidí recluirme en el espacio que me habían reservado para preparar mi presentación.

No pude enfocar bien la nueva voz, hasta que me vi frente al espejo. Y allí estaba de nuevo. Era la voz de una mujer… aquella mujer. Me dolía tanto que no podía comprender que sucedía y me desmayé.

Entonces pude recordar, en los tiempos de universidad conocí a una mujer quien compartía conmigo la pasión por la ciencia. A menudo realizábamos experimentos juntos, y ambos aportábamos ideas, construíamos teorías y terminábamos a altas horas de la madrugada conversando de miles y miles de temas que estaban contenidos en nuestra biblioteca selecta. Pero todo desapareció. Una noche un error terminó en un gran destello cegador en el laboratorio donde perdí el conocimiento, pero alcancé a ver a una persona que entraba al lugar y la asesinaba.
Al despertar encontré su cuerpo inerte, al igual que mi corazón. Esa noche murieron juntos. Y prometí buscar al monstruo que le quitó la vida. Mientras la cargaba y mi cuerpo se manchaba con su sangre, la recosté en un sillón mientras las lágrimas recorrían mis mejillas. Pero mi corazón se enfriaba cada vez mas… ahora solo quería venganza.

Venganza.

Nunca pude saber quien perpetró tan abominable crimen. Y poco a poco mis crisis eran mas frecuentes hasta que en otro paroxismo de mi enfermedad, desperté sin recordar lo sucedido… hasta ese día en que desperté después de haberme desmayado.

Ahora todo estaba claro. De ahí surgió la idea de regresar en el tiempo, de ver quien era el asesino, y de vengarme al fin. Es por eso que las voces me lo ordenaban y guiaban.

Completamente decidido quise retirarme a casa para iniciar los preparativos de mi antigua y actual venganza, y al salir por la puerta principal, cientos de personas querían entrevistarme, tanta multitud me descontroló y en medio de la gente lo vi por vez primera… mi perseguidor. Me miraba atentamente. Y por un momento sentí que lo conocía.

Traté de abrirme paso para salir de ahí, pero todos me seguían, las cámaras de la intercomunicación voladoras captaban cada paso que daba y transmitían las imágenes a todas partes del mundo, podía verme en las pantallas gigantes de los edificios, y cuando miraba atrás lo veía a él. Y entonces empecé a sentir… miedo.

Pude tomar el auto impulsado por ondas gravitacionales, el cual permite libre movimiento a través de la actual fuerza de gravedad terrestre, pero, el transito es terrible. Preferí caminar, ya que siempre me ha ayudado para poder pensar mejor en mis peores momentos.

Bueno, al principio caminé, pero cada vez que volteaba él estaba ahí, cada vez acercándose más. Así que terminé corriendo. A varios metros más adelante cuando la multitud ya no estaba siguiéndome, decidí detenerme y encarar a mi perseguidor, pero… ya no estaba… de pronto, el ocaso desató una ráfaga de viendo helado que realzó el ambiente tenebroso que estaba tomando mi vida…

No creí hasta que punto lo haría.

Empezó a oscurecer en la gran ciudad, y mientras trataba de develar este misterio, llegué hasta las calles próximas a mi casa, fue cuando lo vi de frente. De traje negro, alto y delgado, parecía de buena posición y sus ademanes denotaban cultura, pero su rostro estaba cubierto por un tipo de antifaz negro que solo dejaba al descubierto la parte media baja de su cara. No emitía palabra alguna, pero estaba ahí… frente a mí, apoyándose en un bastón con su mano derecha y mirándome fijamente.

Fue entonces cuando alzó su brazo izquierdo señalándome, y varios autómatas antropomórficos aparecieron. Robots que yo nunca había visto en la vida, los robots son algo común, pero éstos eran simplemente mas avanzados de los más avanzados de los que yo haya visto.

Y como si fuesen uno solo se dirigían a mí. ¡Vienen por mí! ¿Por qué? ¿Qué buscan? ¿Qué quieren? ¿Quién es aquel hombre? ¡Tengo que salir de aquí!

Esa noche empezó la carrera por mi vida.

Huí, pero adonde quiera que yo fuera, él siempre estaba ahí, un paso adelante. Anticipando todos mis movimientos. Lo más probable es que tuviera acceso a las miles de cámaras de vigilancia y que por eso pudiera prever mis movimientos, por ello debo salir de la ciudad, pero a donde quiera que intente huir siempre esta cubriendo la salida.

No puedo usar alguna clase de vehículo pues lo que yo haría es monitorizar todos los movimientos vehiculares, no es algo difícil, solo hay que saber en donde buscar. Así que debo estar alejado de los elementos tecnológicos.

Así que también debo alejarme de todas estas cámaras de vigilancia. Pero no importa lo que yo haga, siempre están ahí.

Decidí regresar a casa por provisiones, supongo que estarán vigilándola, y no puedo llamar a la policía pues sabrían en donde estoy, además, no se quién es, y él puede ser la policía. Mientras investigo, uso una entrada secreta que construí hace mucho tiempo. No es que lo hiciera previniendo esto pero, algo hay que hacer cuando no se tiene que hacer.

Entré y lo que vi fue aterrador. Estaba dibujado con una línea blanca el cuerpo de una persona en el piso del laboratorio. Se que significa. Esta en la misma posición que el de ella aquella noche cuando murió… ¡Maldito! Lo más seguro es que seas el asesino y que regreses a acabar conmigo. Pero no podrás, tú no puedes matarme, ¡Yo ya estoy muerto desde aquella noche!

Debo pensar como vengarme. Primero no debo permitir que me atrapen, debo saber quién es y por qué me quitó la mitad de mi vida. Y acto seguido debo tomar su vida para vengar su muerte. ¡No jugarás conmigo!
El momento ya llegó. Hoy será vengada la muerte, su muerte, mi muerte.

En ese instante caí de rodillas, he estado huyendo por horas y horas desde que encontré a mi antagonista por vez primera, no se que está pasando ni que voy a hacer, estoy cansado, muy cansado, no he comido o dormido ni descansado.

Estando de rodillas veo la silueta que esta dibujada en el piso y la recuerdo como si estuviera ahí. Cuando la cargué, y su sangre que aun esta en mi ser dejó un rastro hasta una sala donde la recosté en aquel sillón que aun conservo.

Es como si estuviera pasando todo de nuevo. Las lágrimas corren de nuevo por mis mejillas y una mano invisible presiona mi corazón, y otra mano nubla mi mente. Se escucha un ruido fuerte… ¡están aquí! ¡Me encontraron! Huyo hacia el sótano, y me oculto entre tanto restos de computadores y mecanismos de los que no me he desecho por años, y ellos están ahí, escucho sus pasos metálicos. Claramente oigo conforme van descendiendo los escalones.

Bien, siendo autómatas nadie los controla, así que deben tener el centro de operaciones en si mismos y por ende deben utilizar los mecanismos de tomas de decisiones basados mínimo en los modelos que yo conozco.
Sensores de movimiento, de ruido que perciben decibeles más bajos que los seres humanos. Haces de luz para determinar formas y texturas. No creo que tengan sensores de calor, pues es muy fácil enfriar nuestros organismos para estar al mismo nivel que el ambiente del lugar. Estoy seguro que tiene más énfasis en el sensor auditivo, pues sería capaz de localizar un ínfimo díptero u ortóptero a varios kilómetros de distancia.

Solo debo no moverme y contener la respiración. Pero el sonido de latir de mi corazón puede denunciar mi paradero…

Recuerdo que en mi juventud solía entretenerme disminuyendo o aumentando los latidos de mi corazón a voluntad… ¿Por qué? No se, tal vez es por que soy “una cosa rara”.

Mi ritmo cardiaco desciende en demasía así como su intensidad… no respiro, la noche se aproxima de nuevo, oigo sus pasos junto a mi… solo espero que no alcancen a detectarme, me pregunto si Alan Turing, el padre de la Inteligencia Artificial, alguna vez creyó que pasaría esto… robots cazando humanos.

Tal vez no tenga tiempo de usar mi máquina y verificarlo… ¡Mi máquina! Eso es, deben estar persiguiendo mi invento. Lo deben querer para usarlo con otros fines, para extorsionar, con una máquina así sabrían lo que sea de quien fuere, y podrían extorsionar a seres acaudalados.

No la tendrán, no lo inventé para hacer el mal, lo hice para darle a la humanidad una oportunidad de saber la verdad… o tal vez lo hice para mí. Para saber la verdad de aquella noche. Saber la identidad del asesino, se que me dejó vivir para hacerme sufrir por todos estos años.







Tras un largo rato de búsqueda, los autómatas se han ido, regreso los latidos y la fuerza a niveles normales y ya puedo respirar con normalidad… pero aun está aquella sensación de miedo. De salir de aquí.

Solo tengo una oportunidad, a media noche debo huir de la ciudad por el único lugar en que puedo. La parte mas baja de la misma, donde no hay cámaras de vigilancia, mi perseguidor no debe poder localizarme. Huiré a la gran montaña que queda allende a las colinas, ahí podre ocultarme, mientras pienso como poder acabar con todo esto.

Es así como llegué a este lugar, a este callejón, esperando la media noche. Ya que los sistemas deben depurarse, hay unos 5 segundos en lo que se detienen los actuales sistemas de vigilancia y dan el control a los servicios secundarios, es mi única oportunidad, aquí dentro me siento prisionero, acorralado, cual rata esperando el momento en que duerma el humano de la casa.

Y el momento se acerca. Solo debo correr y saltar la barda al final del callejón, cruzo el puente y saldré de aquí.

Ya casi es media noche. Me preparo, reviso visualmente el camino por donde huiré para evitar tropezarme con algo y fallar.

Pero una gran luz cegadora aparece de la nada enfrente de mí. Es él. Me ha encontrado… estoy perdido. No tengo a donde huir, ya no más. Todo lo que pude hacer, la oportunidad que tenía para continuar mi vida se ha esfumado. Todo está perdido.

Él está enfrente de mi, sus autómatas me rodean… me ha encontrado, no se como, pero lo hicieron… creo que llegó el momento en que debe terminar su trabajo, sea lo que fuese, creo que llegó el momento donde termina el mío.

Está enfrente de mi, y se quita la máscara, es… ¡no puede ser! ¡Es él! Esto lleva a la anagnórisis a un nivel mucho más elevado.

Él es yo.

Soy yo, él es yo, o yo soy él… no lo se. No entiendo, no comprendo.

Y habla.

-Pedro, he venido aquí por ti. Yo vengo del futuro, y vengo por ti. No a llevarte, sino a acabarte.
-Pero ¿por qué? Si tu eres yo, por qué habría de querer acabar conmigo mismo.
-No voy a eliminarte… vengo a revelarte la verdad y a ofrecerte una solución.
-¿La verdad? ¿Acerca de qué?
-De ella.
-¿De ella? ¿Quién la mató? ¿Tú lo sabes? ¿Sabes quién la mató? Dímelo, me vengaré, acabaré con el maldito que quitó parte de mi vida, ¡Dime quien es!
-Lo estas viendo…
-¿Tu la mataste? ¿Por qué? No puedes ser yo, yo nunca le haría daño… yo… yo… -caigo de rodillas- yo la amaba…
-No te equivoques, yo no la maté... ¡fuiste tu! ¡Mira!
-Mi máquina
-La direccionaré a aquella noche… y entenderás.

Entonces veo la imagen… aquella noche, pude verme, pude verla, cuando estaba viva, cuando estábamos juntos, vi la gran luz cegadora y en ese momento al parecer por un ataque de locura, fui hacia ella y la asesiné; ante su mirada atónita y muda, veía como yo, la persona en quien confió, le arrancaba cruelmente la vida. Después de lo cual, caí sin recordar lo que había pasado, así, al despertar la hallé muerta creyendo que alguien más lo había hecho… Yo fui el asesino, yo le quité la vida, y me dejé a mi mismo con la mía para atormentarme todos estos años… ¿Por qué?

-¿Por qué haces esto? ¿Qué quieres? ¿Cuál es tu solución?
- Después de tu demostración ideaste en tu mente un nuevo trabajo… ese trabajo fue, o será… o mejor dicho sería el viaje en el tiempo pero físicamente… escribiste el opúsculo “Viaje full-duplex, meta-temporal”. Pero por tu propia cuenta viste las escenas pasadas, descubriste que tu la mataste, y entraste a una depresión tal que te volviste un ermitaño completo, años sin salir de tu casa, lamentándote por todo lo que hiciste… hasta que llevaste a cabo la máquina para viajar por el tiempo, pero no podías viajar allende unos cuantos años… así que no podías evitar el asesinato… a lo cual diseñaste otro invento… ¿recuerdas el compuesto químico para alterar las emociones?

-¿El que me enloqueció para matarla? ¡Pues si! ¡Lo recuerdo! ¿Qué crees que es algo para olvidarlo después de saber que fue el agente para hacerme infeliz?
-Bien, ahora el agente para hacerte feliz. Desarrollaste un casco que contiene tales sustancias… dime, ¿Cuál es la fuente de tus desgracias?
-A juzgar por todo lo que me ha pasado… la inteligencia.
-Exacto, este casco te quitará ese problema… te hará una persona normal, común y corriente, con solo no pensar ni entender serás feliz, al igual que el resto del mundo… es aquí y ahora la oportunidad… dejar que tu mente te lleve a quitarte a ti mismo la vida, no sin antes hacerte sufrir por mucho tiempo… o usar este casco y ser… una persona normal…
-La propuesta es buena… al fin dejaría de preocuparme por estas cosas que a la gente, sencillamente no le preocupan, mis únicos problemas serían de índole eclesiástico, deportivo, o social, o simplemente alcoholizarme cual bestia inmunda… pero… eso es asqueroso... humillante… ¡Antes muerto prefiero estar!
-Ya lo estás… ¿Recuerdas? Nada puedes hacer para revivirla o evitar matarla… solo estás tu... y tus miles de voces. Yo estoy aquí por haber ideado este casco… tu lo ideaste y lo quieres usar aquí y ahora… ¡hazlo!
-Querida… perdóname… si estuvieras viva… se que me dirías que nunca renunciara a esto, a lo que soy… pero… aquí estoy acabado, perdido. Lo haré.

Me coloco el casco y miro a mi yo del futuro por última vez… él ya no existirá, ahora seré una persona normal… común… un ser humano simple y corriente… todo lo que he odiado… lo seré…

¡Cuán feliz sería el común y corriente si supiera cuán feliz es! Es una salida cobarde… lo se… además… como dijo el gran poeta Horacio:

…Non Omnis Moriar

Pero también existe la frase

memento moris...

La noche se torna oscura, mientras mi último pensamiento es para ella… solo ella…

                                                                             H. R. Méndez. 16-05-2007
                                                                                   1era. Revisión 21-10-2007
2da. Revisión 06-03-2009
3ra. Revisión 14-03-2012

Etiquetas

mexico (8) libros (5) literatura (5) definiciones (4) diablo (4) el fistol del diablo (4) fistol (4) manuel payno (4) palabras (4) palabras no tan comunes (4) ciencia (3) francia (3) griegos (3) religion (3) alemania (2) bomba atomica (2) california (2) caronte (2) ciencia ficcion (2) colores (2) cuba (2) estados unidos de america (2) facebook (2) fakes (2) fisica (2) higgs (2) historia (2) historias (2) history (2) inglaterra (2) mentiras (2) miguel hidalgo (2) quetzalcoatl (2) supersticiones (2) verdades (2) .com (1) adivinacion (1) africa (1) ajo (1) ajolote (1) animales (1) arcoiris (1) arena (1) aristoteles (1) astronomia (1) austria (1) bill gates (1) bodas (1) bolas de cristal (1) botánica (1) brujula (1) burbuja (1) carlos linneo (1) cats (1) celulares (1) cerebro (1) church (1) cobre (1) compass (1) computadoras (1) credulidad (1) cristal de roca (1) cuarzo (1) curiosidades (1) darwin (1) day of dead (1) decisiones (1) detergente (1) df (1) dia de muertos (1) diestros (1) dinosaurios (1) dinosaurs (1) disenteria (1) distrito federal (1) earth (1) edgar allan poe (1) efecto fotoelectrico (1) egipto (1) electron (1) enana blanca (1) enfermedades (1) errores (1) españa (1) especies (1) estadisticas (1) estatuas (1) estatues (1) estimulacion mental (1) estrella de neutrones (1) estrellas (1) etiopia (1) fenomenos (1) french (1) gatos (1) general motors (1) greeks (1) guia (1) guide (1) guillermo tell (1) heisenberg (1) hierro (1) hiroshima (1) holanda (1) horoscopos (1) hugria (1) iglesia (1) imaginario (1) imperio (1) independence (1) independencia (1) india (1) indian (1) inquisicion (1) inquisition (1) isaac newton (1) isla eigg (1) isotopo (1) langostas (1) lenguado (1) libertad (1) lies (1) longevidad (1) luciernagas (1) lucifer (1) luciferasa (1) luciferina (1) luis pasteur (1) luto (1) luz (1) maelstrom (1) magnetism (1) magnetismo (1) mala suerte (1) matematicas (1) mente (1) merida (1) modelos (1) models (1) moviles (1) museos (1) museums (1) nagasaki (1) naturaleza (1) nazis (1) nebulosa de cangrejo (1) neotenia (1) neuronas (1) nilo (1) noruega (1) numeros imaginarios (1) ojos (1) opal (1) opalo (1) ornitorrinco (1) paidogenesis (1) palabras no tan comunes que empiezan con L (1) palabras no tan comunes que empiezan con O (1) palabras no tan comunes que empiezan con P (1) palabras no tan comunes que empiezan con S (1) paradojas (1) particles (1) particulas (1) pc (1) peces (1) pedernal (1) peso (1) peste (1) physic (1) piedras (1) piezoelectricidad (1) pinocho (1) plagas (1) plank (1) plantas (1) playas (1) pluto (1) pluton (1) promesas (1) pulsares (1) ratas (1) real (1) realidad (1) refracción (1) reinas (1) remolino (1) reyes (1) romanos (1) romans (1) rusia (1) salto cuantico (1) sangre (1) science (1) segunda guerra mundial (1) seres vivos (1) sigmund freud (1) siniestros (1) smartphone (1) spain (1) sueños (1) tecnologia (1) teletransportación (1) tiburones (1) tierra (1) tradiciones (1) truths (1) tulipanes (1) uranio (1) urano (1) valle de la muerte (1) valles (1) vampiros (1) veracruz (1) verdad (1) verdadero (1) vestido de novia (1) vestidos (1) viajes (1) video (1) vista (1) warfarina (1) weight (1) windows (1) xalapa (1) yahoo (1) yucatan (1) zurdos (1)