martes, 13 de marzo de 2012

Un error

Historia de ciencia ficción

“El éxito por si mismo nada significa, debe añadírsele un parámetro para obtener entonces un significado. Buen éxito… mal éxito. Ese es el principio de toda la vida. Usar parámetros.”

¿Por qué Valentín era un error para los demás? ¿Se puede prever con exactitud la caída de un rayo? ¿Puede alguien saber exactamente a donde se dirigirá cada partícula de polvo arrojada al agua? 

Así es Valentín, completamente impredecible, aunque la gente que lo conoce piensa que lo puede ser. Lo que no saben es que él comprende eso, y trata de darles una efímera satisfacción. Entonces… ¿no sería predecible pues tratar de complacer a los demás haciéndolos creer que él puede ser predecible? Nadie lo sabe… ni el mismo… o tal vez no lo entiende, o quizá, no quiere entenderlo. 

¿Cómo es posible llegar a convertirse en algo bueno o malo… o en alguien similar? Si utilizamos la lógica que usamos antes… esta pregunta carece de significado. Necesitamos parámetros 

El jurado, formado por los más ancianos lugareños, tenía ante si a Valentín. Nombre falso que el sujeto había adoptado tras una estancia en el lugar al que fue asignado. 

- Valentín… tu debías ayudar a las personas que conocieras… debías ayudar al mayor número de personas que pudieras… esa fue tu misión. No tuviste éxito 

- Señor juez, el éxito solo es medible si ofrece parámetros y si me ofrece también, una escala para poder tomar como… - Basta. No divagues con retórica, eso no te ayudará.

- Por lógica señor… como puedo ayudar a los demás, si no puedo ayudarme a mi mismo. - ¿Crees que tus preguntas retóricas te ayudarán?

- No lo se… no puedo conocer el futuro. Solo puedo esperar a que algo suceda, pero no puedo tener la seguridad de que ello ocurra, existen muchos factores que pueden alterar el rumbo de las cosas y enton… - Silencio… no quiero escuchar tus excusas.

- Entonces no lo entiendo señor… si solo quiere juzgarme, podría haberme evitado el venir hasta aquí… Ante usted. Solo hubiera juzgado mi caso, dictar mi sentencia y se hubiera evitado que le diera excusas… o explicaciones - Entonces sería injusto… y un juez no debe ser injusto.
- Entonces por que me silencia siempre.

El juez se dio cuenta que estaba frente a un ser que, siempre tendría respuesta para todo. Ya sean ambiguas o concretas. Si lo trataba de encasillar, dejaba una estela de duda, podía modificar sus respuestas porque al momento de hacerlas, dejaba una puerta trasera que permite escapar siempre que lo necesite. Así que por vez primera salió de su rutina, y le otorgó una distinción especial. 
- Está bien… Valentín, dime que ocurrió. ¿Por qué no tuviste éxit... Buen éxito?

- Mi misión era, ayudar a las personas, pero desde ahí tenemos un problema. ¿Qué tipo de personas? ¿Solo a las que lo quieran? ¿A las que de verdad lo necesiten? 

- Bueno… tampoco puedes exigir todos y cada uno de los parámetros, si fuera eso, nosotros haríamos el trabajo y no necesitari… 

- Disculpe que lo interrumpa, haciendo caso omiso al “Bueno” ya que ud. No vio algo de bueno en esto, no exigí todos y cada uno de los parámetros, solo intento que se den cuenta de lo difícil que es mi caso. 

El jurado suspiró, y pensaron “Ya se siente especial”. Lo que no sabían era que eso era precisamente lo que Valentín quería que pensaran. 

- Ya que ustedes piensan que me creo especial… ¿Podría repetir las órdenes que me fueron dadas para mi misión? 

Intentando acceder a su petición, pues ya tenían la sentencia desde antes de iniciar el juicio, esperaban acelerar las cosas… Y tal vez hasta pensaron que si le daban oportunidad de hablar, encontrarían argumentos para usarlos en contra de él. 

- Bien señor… “Valentín”, así se hizo llamar usted, ¿le molesta que usemos ese seudónimo… o utilizamos su verdadero nombre? - En este caso eso es irrelevante, un juicio no se gana o pierde con el nombre. Así que por favor…
- Claro está… Ud. Fue enviado a la tierra para ayudar a las personas.
- ¿Eso es todo? Entonces, elegiré a las personas bajo mi criterio.
- Por favor Valentín, sea claro, y explíquenos de una vez. Qué ocurrió.

- En primer lugar, intenté comprender un poco el medio ambiente, traté de comprender como era la vida en ese planeta. Y también a entender a los seres humanos. Es un logro que no creo llegue a ocurrir… son tan extraños… dependiendo de los parámetros a lo largo de su vida, reaccionarán ante determinado momento y circunstancia. Cuando creí conveniente inicié lo relacionado a mi misión. Pero el resultado era ambiguo. Podría ayudar en alguna forma, pero, eso conllevaba a que en otro aspecto mi intervención fuera dañina. Por lo tanto nadie puede llevar a cabo esa misión, nadie puede ayudar al 100% porque siempre habrá una reacción contradictoria. Haciendo gala de ideas anticuadas, utilizo una ley de un señor llamado Newton. “A toda acción, equivale una reacción igual y una reacción opuesta”. He hecho cosas que al momento son buenas, pero dependiendo de la persona, circunstancias y demás parámetros, se vuelven errores… poco a poco ante cada persona con quien mi vida se cruzaba, terminaba siendo un error, ya sea que esa persona lo aceptara o no. - ¿Esa es su justificación?

- Sr. Juez, ¿Usted ha visto la mirada de los niños en la calle? ¿Ha podido leerles esa mirada e interpretarlas como un “ayúdame, no tengo porque estar sufriendo”? ¿Ha visto la mirada alegre de alguna persona cuando se le ayuda? Saber que se le ha ayudado sin esperar algo a cambio… se sienten… diferentes… no están acostumbrados. Le mostré ambos puntos, la impotencia, y satisfacción. - ¿Y cree usted que eso justifica sus acciones finales?
- ¿Usted cree que no?

- ¿Se atreve a cuestionarme de esa manera, tratando de justificar tales aberraciones que por lo visto… usted fue el único en capaz de llevarlas a cabo? 

- Son sus decisiones Sr. Juez. Es por ello que los cuestionamientos no son solo para mí, usted es el de la palabra final. - No trate de manipularme.

- De que serviría que tratase, si no lo llevara a cabo… y de que sirve manipularlo, si no puedo manipular su mente… saldría libre de esta, pero una vez fuera de mi manipulación sería llevado a juicio de nuevo, y con más crímenes en mi haber. - ¿No se cansa de tener siempre la razón?
- No… porque no siempre la tengo, pero al menos veo los diferentes parámetros que…
- Parámetros… siempre tratando de justificar sus acciones con ello.

- Y usted siempre trata de justificar mis errores, en mí –según usted- justificación en ello. Lo real es que llegó un momento donde me sentía diferente… si lo se… lo era, pero me sentía diferente por dentro, no tanto por fuera. No podía comprender muchas cosas, no entendía ciertas acciones, y cuando ello ocurría me alejaba de todos y trataba de poner en orden mis ideas - ¡Usted fue enviado para ayudar, no para comprender!

- ¿Usted puede reparar alguna máquina sin antes entenderla? No espero respuesta… se que no. Entonces, continúo… como le estaba diciendo, no comprendo muchas acciones y reacciones del ser humano… no comprendo el llanto. ¿Qué lleva a un organismo a derramar lágrimas? Es una reacción, lo se, como causada por el dolor ¿Pero y el llanto por sentimiento? ¿Qué lleva a las personas a amar, a odiar, a ser indiferentes? Tal vez la inteligencia sea un arma con más contras que pros… 

- Eso lo sabemos… y gracias a usted ya no tendremos oportunidad de hacer más investigaciones, si usted no hubiera… 

- Si no hubiera… ¿Es mía la culpa de las acciones del ser humano? Fui enviado a la tierra desde hace miles de años, he visto como nacen y mueren imperios, como mueren personas justas e inocentes, y como viven personas infames. - Usted no tiene por qué juzgarlas.

- ¿Entonces por qué me está juzgando usted? A pesar que tiene un rango más alto que yo, usted y yo somos iguales. Creo que la locura humana no solo es propia de los humanos. - ¿Y solo por sus absurdos razonamientos usted va a hacer lo mismo con nosotros?

- No señor… recuerde… los parámetros son diferentes. Fui una pieza importante en el juego de azar de la vida en el mundo. La mayoría de ellos ni siquiera saben que intervine. Ya que no podía mostrarme directamente. Señor... a fin de cuentas, solo fui un error en ese mundo. ¿Sabe usted lo que es ser un error? - No entiendo… ¿no sería “cometer un error”?

- No… ser un error, que alguien me mire y piense, “si pudiera regresar el tiempo evitaría conocerlo” “Si nunca me hubiera hablado” “Si nunca hubiera sabido de él”. Ellos creen que no me doy cuenta. Pero si lo hago. Ellos creen que con no decirme lo que piensan hacen un bien, tanto a mí en no decírmelo, como a ellos en no sentirse mal por decírmelo. - Deje de divagar.

- No divago señor… solo intento que comprenda todo lo que sufrí allá. Después de miles de años de convivir con ellos, de usar un nombre con que ellos pudiera reconocerme. Les di el arma para odiarme, el tratar de comprenderlos y ayudarlos. Ese fue el peor de mis errores. Ahora no hay solución. ¿Usted cree que puede darme un castigo propicio que vengue todas mis acciones?, hágalo, pero por qué no los juzga a ellos, por las acciones que tuvieron en contra mía. Y aun después de cada desprecio, de cada vez que fui un error para ellos, lo seguía intentando. ¿Tengo culpa de que ellos me despreciaran de esa manera? ¿Puede usted juzgarme por no poder ayudar completamente a los seres humanos? Soy un ser vivo, tan falible como el que más. Aunque mis intenciones aunque sean buenas… pueden tener repercusiones malas. - Y si falló tantas veces… por qué entonces no siguió intentándolo.

- No quería llegar a ese punto, pero era obvio que llegaría… Yo lo seguía intentando porque sabía que podían ser buenas mis acciones, aunque sea por poco tiempo. Podía aceptar ser un error en las mentes de las personas… no importa, no saben qué o quién soy yo. No saben por qué estoy ahí. Si no me comprenden, mucho menos van a comprender el por qué de mis acciones… es más… si no se comprenden ellos mismos… como pueden comprender a alguien más. Hasta que… me enamoré. Me enamoré y todo cambió. El mundo dejó de tener tanta coherencia y me veía ahí… aceptando elementos ilógicos e irracionales… pero eso es el amor. Entré en su vida y… - ¿De quién?

- ¿Importa tanto saber el nombre? Entré en su vida, fui tan feliz, y entendí que había una esperanza… eso era lo que sentía, esperanza, sobre lo que fuese. Hasta que ocurrió lo inevitable, también fui un error para ella. ¿Cómo esperan que tenga buen éxito si soy un error hasta para las personas a quien yo quiero? - Es culpa suya

- Claro… como soy el único enjuiciado TODO es culpa mía ¿no? Así que aunque seguí intentando ayudar a las demás personas todo era diferente, en cada momento ella estaba dentro de mi mente, mis acciones pasadas hacían a que dudara en las nuevas, simplemente me fue imposible continuar, lo siento mucho señor juez. Lo siento mucho, señores del jurado. Simplemente he fracasado, y creo que es suficiente castigo vivir con ello. 

El jurado sintió algo llamado compadecimiento, y trataron por un momento en no enjuiciar tan pronto, y ponerse en el lugar de Valentín. Llegaron a un acuerdo. Tanta palabrería les hizo pensar en vez de solo reaccionar. Al fin, después de un lapso, relativamente largo, se levantó el juez y dijo:

- Señor Valentín, éste jurado ha comprendido su punto de vista, y aunque está muy molesto en que usted haya fallado su misión, comprendemos los “parámetros” que usted plantea. Así que hemos decido declararlo… inocen… - Señor juez… como puede usted decidir si lo soy o no en base a mi argumento.
- ¿Qué dice? Le estamos otorgando el perdón ¿Y aun así reclama?

- De que me sirve su perdón, si no consigo el mío… no todo en la vida es tan fácil o tan sencillo como parece. Debo vivir sabiendo que le fallé a la persona a quien quiero, por lo menos a su parecer. Si soy un error en su vida, entonces debo vivirla como tal, consiente que soy y seré un error. - No entiendo… que desea usted.

- Nada, ni su perdón, ni su castigo, ello no importa para mi, solo déjenme solo. Si así lo desean me iré para siempre de aquí, y nunca regresaré. 

- ¿Pero a dónde irá? No podemos permitir que interfiera con algún sistema al que no se le está permitido. 

- Tampoco me importa eso, iré, no se a donde, pero a donde llegue será por libre decisión, y no por imposición. Así que si no hay objeción. Con su permiso. 

El juez calló, y siguieron con la mirada a aquel ser que, caminaba con un paso lento, su mirada era pensativa y sabían que no era común. Podría ser un buen experimento el ver que hace, el entender sus futuras acciones, pero… para qué, ya ha sufrido mucho, mientras, Valentín siguió su camino, no importaba si venían hasta a él a aprehenderlo, o si lo dejarían en paz. Tiene cosas más importantes que hacer. Sobre todo por sus acciones. 

Ya en su nave, mientras viajaba por un sin fin de galaxias, no pudo menos que pensar que cada estrella representaba una vida, y todas esas vidas se entrecruzaron en su camino. O él en ellas, no importa el orden… las consecuencias existen ya. Y él no puede evitar en pensar. 

“Si hubiera intentado una vez más, si me hubiera dado una oportunidad más, si hubiera encontrado a alguien que me hiciera sentir diferente… hallé a esa persona, y aunque sabía que llegaría a ser un error en su vida, y aun sabiendo eso decidí continuar… no podré perdonarme ello, no sabré como. Las personas aprenden a vivir con sus errores, yo cómo puedo aprender a vivir siendo ese error, si yo no hubiera llegado a ese lugar, si nunca me hubiesen conocido… ¿Serían más, o menos felices? Nadie puede saberlo, ni yo. De que sirve entonces pensarlo, pues… de algo ha de servir, para eso tenemos la inteligencia. Eso es… la inteligencia es mi naturaleza, la naturaleza del ser humano también, y otros seres superiores, pero, también la naturaleza son acciones y emociones, mi naturaleza es ser ese error, es dejarles la enseñanza de lo que no debe hacerse, pero la naturaleza del ser humano podría ser mal dirigida… se asesinan… se engañan, disfrutan con el dolor ajeno… bueno… no todos, pero… ¿Por qué los demás lo aceptan? Eso es actuar con indiferencia… Si tan solo no hubiese… no… ya todo está perdido. No, no todo… no entiendo, dependiendo del parámetro es como algo es verdadero o falso, puedo pasarme una eternidad cambiando esos valores y obteniendo resultados a mi conveniencia… “ 

Llegó al satélite natural de un cuerpo celeste, y por la cabina pudo ver a un sol radiante… un juego de sombras dentro de la nave le hizo lanzar un profundo suspiro. 

“El combustible de ese sol algún día se acabará, tal vez estallará y eliminará a todo elemento circundante a él, el mundo a donde yo fui le iba a ocurrir lo mismo, ¿Alguien puede culparme por saberlo? ¿Alguien puede culparme por tomar una decisión? Los humanos se estaban matando unos a otros, que importan cuando muriesen… todos iban a morir algún día… “ 
“Algún día…”
“Yo solo aceleré su proceso… yo solo les ahorré tiempo… yo solo les evité el trabajo”
“Yo solo destruí su mundo”
“Yo solo fui un gran error…”



H. R. Méndez (19/10/2006)

Etiquetas

mexico (8) libros (5) literatura (5) definiciones (4) diablo (4) el fistol del diablo (4) fistol (4) manuel payno (4) palabras (4) palabras no tan comunes (4) ciencia (3) francia (3) griegos (3) religion (3) alemania (2) bomba atomica (2) california (2) caronte (2) ciencia ficcion (2) colores (2) cuba (2) estados unidos de america (2) facebook (2) fakes (2) fisica (2) higgs (2) historia (2) historias (2) history (2) inglaterra (2) mentiras (2) miguel hidalgo (2) quetzalcoatl (2) supersticiones (2) verdades (2) .com (1) adivinacion (1) africa (1) ajo (1) ajolote (1) animales (1) arcoiris (1) arena (1) aristoteles (1) astronomia (1) austria (1) bill gates (1) bodas (1) bolas de cristal (1) botánica (1) brujula (1) burbuja (1) carlos linneo (1) cats (1) celulares (1) cerebro (1) church (1) cobre (1) compass (1) computadoras (1) credulidad (1) cristal de roca (1) cuarzo (1) curiosidades (1) darwin (1) day of dead (1) decisiones (1) detergente (1) df (1) dia de muertos (1) diestros (1) dinosaurios (1) dinosaurs (1) disenteria (1) distrito federal (1) earth (1) edgar allan poe (1) efecto fotoelectrico (1) egipto (1) electron (1) enana blanca (1) enfermedades (1) errores (1) españa (1) especies (1) estadisticas (1) estatuas (1) estatues (1) estimulacion mental (1) estrella de neutrones (1) estrellas (1) etiopia (1) fenomenos (1) french (1) gatos (1) general motors (1) greeks (1) guia (1) guide (1) guillermo tell (1) heisenberg (1) hierro (1) hiroshima (1) holanda (1) horoscopos (1) hugria (1) iglesia (1) imaginario (1) imperio (1) independence (1) independencia (1) india (1) indian (1) inquisicion (1) inquisition (1) isaac newton (1) isla eigg (1) isotopo (1) langostas (1) lenguado (1) libertad (1) lies (1) longevidad (1) luciernagas (1) lucifer (1) luciferasa (1) luciferina (1) luis pasteur (1) luto (1) luz (1) maelstrom (1) magnetism (1) magnetismo (1) mala suerte (1) matematicas (1) mente (1) merida (1) modelos (1) models (1) moviles (1) museos (1) museums (1) nagasaki (1) naturaleza (1) nazis (1) nebulosa de cangrejo (1) neotenia (1) neuronas (1) nilo (1) noruega (1) numeros imaginarios (1) ojos (1) opal (1) opalo (1) ornitorrinco (1) paidogenesis (1) palabras no tan comunes que empiezan con L (1) palabras no tan comunes que empiezan con O (1) palabras no tan comunes que empiezan con P (1) palabras no tan comunes que empiezan con S (1) paradojas (1) particles (1) particulas (1) pc (1) peces (1) pedernal (1) peso (1) peste (1) physic (1) piedras (1) piezoelectricidad (1) pinocho (1) plagas (1) plank (1) plantas (1) playas (1) pluto (1) pluton (1) promesas (1) pulsares (1) ratas (1) real (1) realidad (1) refracción (1) reinas (1) remolino (1) reyes (1) romanos (1) romans (1) rusia (1) salto cuantico (1) sangre (1) science (1) segunda guerra mundial (1) seres vivos (1) sigmund freud (1) siniestros (1) smartphone (1) spain (1) sueños (1) tecnologia (1) teletransportación (1) tiburones (1) tierra (1) tradiciones (1) truths (1) tulipanes (1) uranio (1) urano (1) valle de la muerte (1) valles (1) vampiros (1) veracruz (1) verdad (1) verdadero (1) vestido de novia (1) vestidos (1) viajes (1) video (1) vista (1) warfarina (1) weight (1) windows (1) xalapa (1) yahoo (1) yucatan (1) zurdos (1)